martes, 14 de agosto de 2012

"MAYDAY" EN RYANAIR Spain

Me gustaría publicar en mi blog  las reflexiones de un amigo sobre el caso Ryanair..

"Hoy los medios de comunicación desvelan que el pasado 26 de julio, tres aviones de Ryanair han aterrizado de emergencia por falta de combustible.



Primero deberíamos de aclarar que el pasado 26 de julio se dieron unas condiciones meteorológicas adversas en Madrid. La tormenta formada en la sierra madrileña durante el día, afectó a las operaciones del aeródromo madrileño. Hasta aquí todo normal, estas cosas suceden de vez en cuando, pero fueron debidamente avisadas cuando la tormenta aún era una previsión meteorológica, sin que AENA hiciera nada al respecto, como cambiar la planificación, por ejemplo. Por suerte, la twitteroteca está llena de referencias de ATCs que avisaron de esta situación durante el 26 de julio.

Durante la tarde, la tormenta y el viento tuvieron tal carácter que frustraron las operaciones de aterrizaje de numerosos vuelos. En estas condiciones, la tripulación del avión (vuelos comerciales de pasajeros principalmente) intenta la aproximación, incluso el aterrizaje. Si no lo ve claro, y a menudo esto ocurre a muy pocos metros de la pista, los pilotos se ven obligados a abrir gas, coger altura y largarse de allí, quizá para dar la vuelta e intentarlo nuevamente. En este tiempo, que no hay casi aterrizajes, nuevos aviones van llegando, y los controladores aéreos (esos seres de luz privilegiados, nos decían) pasan un verdadero mal rato separando y ordenando a los aviones en condiciones de seguridad. Miles de vidas en esos momentos dependen de las decisiones que controladores y pilotos estén tomando en cada momento. Los aviones deben permanecer seguros mientras estén en el aire al capricho de la tormenta, pero no indefinidamente. Antes o después deberán aterrizarán, de una pieza o en miles de fragmentos.

Mientras las cosas se complican ahí arriba y en tierra al capricho de la tormenta, una nueva situación complica aún más este panorama. El combustible de los aviones que permanecen volando en círculos mientras esperan autorización para aterrizar se va agotando. Los pilotos que ya han intentado uno o dos aterrizajes frustrados lo ven cada vez más negro y deciden que no se pueden quedar en el cielo de Madrid a que la tormenta amaine. Entonces deciden pedir alternativo. Esto significa que se van a ir al aeropuerto 'alternativo' para aterrizar antes de que se queden sin combustible. El aeropuerto alternativo para Madrid, al menos el 26 de julio, era Valencia. Esto nos da una idea a grosso modo de la importancia crucial de tener unas reservas de combustible necesarias para ir a tu alternativo si no puedes aterrizar en el aeropuerto programado. Numerosos aviones solicitaron el 26 de julio irse a Valencia. Los controladores de aproximación de Valencia también debieron de pasar lo suyo. Valencia llegó a saturarse y llegado cierto punto no admitieron más aviones y los vuelos desviados desde de Madrid llegaron a desviarse a... Barcelona!

Que la compañía Ryanair restrinja a sus comandantes el fuel a repostar y vayan siempre racaneando con el mínimo no es nuevo. Desde hace tiempo se pueden encontrar abundantes referencias a esta compañía en twitter bajo el hashtag #Racanair . 

http://www.aviaciondigitalglobal.com/noticia.asp?NotId=19717&NotDesignId=4#.UCpi13H0Y-k.twitter



Lo que no es normal es que ante una situación fuera de lo corriente pero previsible (desvío a alternativo) como la del jueves 26 desencadene tres declaraciones de emergencia. Cuando un avión vuela por debajo de un umbral mínimo de combustible, que sería el preciso para volar 30 minutos, debe declarar emergencia. Esta declaración, que no es una simple solicitud, desencadena todo un mecanismo por parte de los controladores, que deben reorganizar todo el tinglado para despejar la vía de aproximación y la pista, y autorizar con prioridad absoluta el aterrizaje del vuelo en emergencia. Esto incide en la seguridad de los demás aviones, porque Control debe concentrarse en el vuelo en emergencia, y los demás ven retrasado su momento de aterrizar, con el subsiguiente riesgo de más declaraciones de emergencia. Los pilotos declaran emergencia por frecuencia repitiendo tres veces: MAYDAY-MAYDAY-MAYDAY.

Una de las consecuencias derivadas de la declaración de emergencia es que se abre una investigación para averiguar por qué ese avión iba corto de combustible. La normativa de seguridad aérea obliga a llevar suficiente combustible por razones obvias. Si la Guardia Civil nos puede multar si nos quedamos sin gasolina en medio de la autopista, no es difícil imaginar lo que puede pasar si un avión se queda sin combustible en pleno vuelo. En España, la agencia encargada de investigar y sancionar si procede este tipo de incidencias es la AESA, Agencia Española de Seguridad Aérea, que depende del Ministerio de Fomento. No sabemos por qué la AESA ha estado callada desde el 26 de julio, pero hoy que estos hechos han salido en toda la prensa española, esperamos que actúen. De momento parece que ha habido un tímido comunicado de la AESA expresando su voluntad de investigar a Ryanair. Veremos en lo que queda. Los que llevamos tiempo denunciando los tejemanejes de estos piratas aéreos irlandeses somos escépticos.

Lo que sí espero es que estas noticias tengan un impacto en la opinión pública y los pasajeros se piensen dos veces la próxima vez antes de adquirir un billete por barato que sea con una compañía que racanea en algo absolutamente crítico para la seguridad aérea."
-- 

Datos personales

Mi foto

Desde principios de año soy embajador Foursquare
tambièn soy embajador de DHM (Delivery Hapiness Movemente)
Este año espero ser el taxista màs feliz del mundo con mi Aventura foursquare